Varios expertos ya han vaticinado que 2022 será el año de estabilización de la pandemia mundial del COVID-19, y se espera que pequeños y grandes comercios vuelvan a registrar buenas dinámicas de consumo.

Sin embargo, los patrones de consumo han cambiado radicalmente, así como la mentalidad de los nuevos consumidores.

El cambio en las lógicas de consumo pasa por un auge notable del e-commerce, que ya notó un crecimiento exponencial durante el lockdown y que ha logrado establecerse como la opción prioritaria de las generaciones más jóvenes.

Esta renovada manera de consumir ha derivado en la proliferación de nuevos modelos de negocio que apuestan todas sus cartas al comercio online. Como consecuencia, se han integrado en nuestro lenguaje conceptos como las dark stores o las dark kitchen, que pretenden revolucionar los modelos tradicionales de grandes almacenes y restaurantes. 

Las dark stores han nacido como espacios de almacenaje y punto de distribución de las ventas de e-commerce, pudiendo optimizar el modus operandi de las propias tiendas y sin tener que prestar atención a la experiencia del consumidor final en el propio establecimiento. Este modelo también ha sido utilizado por muchos restaurantes, a través de las conocidas dark kitchen, que permiten ofrecer un mejor servicio de delivery a sus comensales digitales. 

La clave de su éxito radica en una ubicación estratégica y un excelente servicio de delivery 

Estos espacios, que en España se conocen como “tiendas o cocinas fantasma” (del inglés dark store y dark kitchen), tienen como prioridad la elección de una buena ubicación, que les permita distribuir de forma optimizada sus productos, acortando el tiempo del delivery. Este factor resulta crucial en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, donde la demanda de entregas a domicilio (delivery) es más grande. Para garantizar una buena experiencia en el delivery, es imprescindible que restaurantes, supermercados, tiendas especializadas, etc., dispongan de un servicio de envíos y entregas que priorice la rapidez y el servicio de calidad. La plataforma tecnológica Stuart opera en ciudades como Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia o Zaragoza, siendo un partner premium para esta nueva tipología de negocios en crecimiento exponencial.

Según datos de Euromonitor, el mercado global de las dark kitchen podría alcanzar la cifra de 1 billón de dólares para el año 2030.

CUYNA, un caso de éxito

Cuyna, empresa con origen Español fundada el año 2020, son especialistas en dark kitchens, y fueron uno de los primeros players en apostar por el modelo de cocinas fantasma en nuestro país. Con la voluntad de revolucionar el delivery del presente y del futuro, Cuyna son clientes de Stuart desde 2021. 

Las dark kitchens de Cuyna son las mejores aliadas para restaurantes que quieran potenciar su oferta de delivery a través de la incorporación de nuevos locales únicamente pensados para la preparación de comida que será servida a domicilio, ya sea a través del canal propio del restaurante o a través de un marketplace. 

Esto permite a los restaurantes trabajar con unos ritmos y unas dinámicas focalizadas sólo en el servicio de delivery, pudiendo reducir costes estructurales al mismo tiempo que se amplía la oferta a más gente de la ciudad gracias a la localización estratégica de estas cocinas fantasma. 

Stuart es el partner perfecto para los clientes de Cuyna, ofreciendo un servicio de envíos de máxima calidad para aquellos restaurantes que quieran potenciar su canal de venta propio (e-commerce), pudiendo así evitar las altas comisiones de los marketplace.

0 ¡Interesante!