Casi sin darnos cuenta, 2021 está llegando a su fin. Ha comenzado la Navidad, las luces de los abetos brillan, llegan las comidas con amigos y familiares y es el momento de comenzar con las compras navideñas. Compras que, pese a los problemas de desabastecimiento, serán eminentemente digitales. Así lo confirma el estudio Mirakl, que señala que el 43% de los españoles harán todas sus compras navideñas online.

Los minoristas se enfrentan a su temporada estrella de compras, que comenzó con el Black Friday, y que en nuestro país se extiende hasta principios de enero con la visita de Los Reyes Magos. Un período clave para acabar el año con beneficios, pero también un reto que afrontar y donde el delivery de última milla será clave para triunfar.

¿Qué deben ofrecer los minoristas a sus clientes?

Los clientes cuando hacen un pedido online, y más en estas fechas, esperan comodidad, fiabilidad y rapidez en sus envíos. Los minoristas deben encontrar las opciones de delivery que se ajusten a las necesidades específicas de sus clientes.

Entre las opciones de delivery que tienen los minoristas deberían apostar por un partner que ofrezca opciones sencillas para la entrega con una orientación customer centric, es decir, siempre pensando en la comodidad de sus clientes. Habrá clientes que necesiten recibir el paquete en el mismo día y otros que preferirán incluir un día y una franja horaria específica.

En Stuart, trabajamos los 7 días de la semana para ofrecer a los minoristas entregas programadas en franjas de 15 minutos o exprés en menos de 30 minutos, según las necesidades de sus clientes.

Los Reyes Magos también se equivocan

Sí, Papá Noel y los Reyes Magos no son infalibles y a veces se equivocan con sus regalos. El Christmas Report 2020 de Milanuncios hace un curioso ranking de los regalos con los que menos acertamos. La ropa lidera esta clasificación con un 49.6%, le siguen los complementos de moda (19,7%), las colonias y perfumes (14,1%), los objetos de decoración (9,9%) y la ropa para el hogar (6,1%).

Los minoristas deben tener en cuenta que las devoluciones forman parte del proceso de compra y delivery, estos deben ofrecer un servicio tan sencillo para el cliente como llenar su carrito. El proceso de compra no solo engloba la compra en sí, si no que incluye multitud de factores y pasos intermedios como la atención al cliente, el servicio post- venta y las devoluciones. 

En muchas ocasiones, la devolución de un producto se convierte en una misión complicada y tediosa, ya que hay que llevarlo personalmente a determinados establecimientos con un horario férreo. Por eso,  Stuart, ofrece la posibilidad de recoger la devolución solicitada en el lugar indicado y el horario adecuado por el cliente. Son pequeños gestos, que no suponen una gran contraprestación económica y que ayudarán a fidelizar  a su clientela.

0 ¡Interesante!