Lejos quedan los telediarios veraniegos abriendo sus ediciones con las rebajas.

Cientos de personas agolpadas, haciendo cola, para ser los primeros en entrar a las tiendas el primer día. Las puertas se abrían y entraban corriendo para que nadie les quitara los mejores productos rebajados. Pero los tiempos han cambiado y ahora las mejores oportunidades se buscan online.

Las compras digitales han aumentado progresivamente a lo largo de los últimos años y la pandemia ha terminado por consolidar esta tendencia. Así lo confirman los datos de la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) que apuntan como el eCommerce facturó en España durante 2020 más de 51.600 millones de euros en España, lo que supone un 5,8% más que durante el año anterior.

Las rebajas son, junto a otras fechas como el Black Friday o la campaña de Navidad, una fecha señalada en rojo en los calendarios de los comercios y momentos donde el delivery juega un papel crucial. 

De hecho, los minoristas pueden establecer estrategias para el periodo de rebajas, que no se basen exclusivamente en la bajada de precio. Existen alternativas que pueden ayudar a que los clientes no abandonen el carrito de la compra y que suelen elevar el precio medio del ticket de compra, como por ejemplo los gastos de envío. En este caso pueden facilitar, por ejemplo, que sean gratuitos dependiendo del coste total de la compra.

Otro de los aspectos a tener en cuenta está relacionado con las devoluciones, que son una poderosa palanca de lealtad hacia el eCommerce.

De hecho, un tercio de todas las compras digitales se devuelven, especialmente en el sector de la moda. Por lo que las ofertas y las facilidades relacionadas con las devoluciones se han convertido en el tercer factor más importante para los consumidores a la hora de comprar online, por detrás de la velocidad y los costes de envío, como señalan los estudios internos de Stuart.

Con estos datos, los minoristas deben innovar para crear una experiencia de compra y de devolución si fuera necesaria, que coincida con las expectativas del consumidor. Y, por supuesto, que sea sencilla y donde el cliente tenga el poder.

Muchos comercios online tienen unas políticas de devolución complicadas, que suponen desplazamientos y férreos horarios para los consumidores, que encuentran muchas dificultades a la hora de realizar las devoluciones.

Sin embargo, Stuart cuenta con un servicio de devolución simplificada y programada para que el cliente no deba esperar a que el mensajero recoja la devolución. En tan solo dos clics, el cliente elige el lugar y la franja de 15 minutos de recogida del paquete en los 7 días de la semana.

Asimismo, los comercios pueden apostar por servicios de delivery más flexibles y personalizados para sus eCommerce, porque éstos garantizan el éxito a medio y largo plazo. Así lo avalan nuestros datos internos: el 87% de los compradores están dispuestos a repetir una compra online si la experiencia de entrega ha sido positiva y el 38% de los consumidores elegirán a un minorista diferente después de una experiencia de entrega negativa.

En definitiva, ganar cuota de mercado y fidelizar a los clientes no se puede lograr sin una experiencia de entrega y devolución perfectamente ejecutada y, aún más, en periodos de picos de demanda como las rebajas. Empresas como Stuart facilitan al comercio la capacidad de ofrecer una promesa de entrega rápida, flexible y de confianza, éstos serán sin duda los distintivos de la relevancia y competitividad de un minorista.

0 ¡Interesante!